Qué orden utilizar en mi currículum

Tipos de Currículum

El Currículum Vitae es una herramienta que permite al trabajador exponer su experiencia profesional, sus logros académicos y las competencias de las cuales dispone para el desempeño de un trabajo. Aunque la información presente en un currículum es la misma, existen diferentes modelos según qué aspectos quiera destacar el trabajador.

Cada uno de estos modelos tiene unas características propias y unas normas sobre cómo presentar el Currículum Vitae para ser visualmente atractivos y facilitar la tarea del empleador. Asimismo, estas tipologías de documento están más indicadas para un tipo de profesional o trabajador.

Currículum Cronológico

El Currículum Cronológico es fácil de elaborar y destaca la trayectoria laboral del candidato; siendo el principal modelo de currículo laboral. Además, su estructura clara y organizada permite exponer desde los trabajos más antiguos hasta los empleos más recientes del candidato.

De entre los tipos de currículum, el Currículum Cronológico Directo es el más recomendado para trabajadores con una experiencia laboral media, que hayan destacado por su solidez en este aspecto. En cambio, está desaconsejado para estudiantes que tratan de insertarse en el mercado laboral por primera vez, trabajadores con mucha rotación laboral y quienes han tenido largos períodos de paro entre empleos.

Currículum Cronológico Inverso

El Currículum Cronológico inverso se centra en la experiencia laboral del candidato pero ordenando este punto de forma regresiva, es decir, desde su último empleo hasta los primeros que ostentó el aspirante. De este modo, se consigue destacar de una forma simple y visual la experiencia laboral del profesional; pudiendo llegar a omitir los primeros trabajos si estos no guardan relación con el empleo.

Este modelo es de los tipos de currículum que hacen hincapié en la trayectoria profesional del candidato, por lo que sólo está recomendado en aquellos trabajadores con mucha experiencia y con solidez en su trayectoria. Por el contrario, queda totalmente desaconsejado en aquellos trabajadores que no dispongan de una carrera profesional cohesionada y sólida. Estudiantes, jóvenes sin mucha experiencia, parados de larga duración o trabajadores con puestos variados e inconexos no deben emplear este modelo organizativo.

Currículum Funcional

El Currículum Funcional permite resaltar las habilidades y capacidades de un trabajador en un sector profesional muy concreto, destacando los puntos fuertes del candidato en relación al puesto de trabajo solicitado. Además, este modelo permite omitir aspectos no relacionados con el puesto o períodos de paro o rotación laboral.

A diferencia de los otros tipos de currículum, este modelo es el más indicado para aquellos jóvenes y estudiantes que tratan de lanzarse por primera vez al mercado laboral; ya que hace hincapié en sus conocimientos. Otros trabajadores que pueden beneficiarse de este formato son aquellos que han sufrido mucha rotación laboral entre puestos inconexos o que han sufrido largos períodos de inactividad laboral. Por ello, no se recomienda a trabajadores con una trayectoria laboral sólida y consistente, ya que anula este punto tan destacado en su vida laboral.

Currículum Combinado

El Currículum Combinado es una variante del Currículum Funcional, que permite añadir una estructura cronológica para también destacar la experiencia laboral del trabajador. De entre los tipos de currículum vitae se trata del más flexible ya que permite combinar la experiencia laboral del trabajador con detalles sobre las capacidades y habilidades del aspirante, pudiendo seleccionar en ambos casos aquellos datos más relacionados con el puesto de trabajo.

Este es de los tipos de currículo más recomendados para trabajadores con mucha experiencia y ejecutivos; ya que permite destacar su trayectoria laboral en empresas de prestigio pero también las habilidades adquiridas.