¿Qué experiencia laboral poner en mi currículum?

Experiencia Laboral

El currículum vitae es un listado con la información más relevante sobre nuestra formación académica y nuestra experiencia profesional. Este último punto constituye un referente para los empleadores, que pueden comprobar si tenemos una preparación práctica de acuerdo al puesto de trabajo que solicitamos, bien sea mediante prácticas formativas o experiencia laboral.

Ejemplos de funciones y responsabilidades

En esta sección debes incluir de forma clara y sintética tu experiencia laboral. Lo más habitual es centrarse sólo en el cargo ocupado, el nombre de la empresa y el período de trabajo. Sin embargo, estos datos no te pueden diferenciar de otros trabajadores por lo que hay que incluir en experiencia laboral ejemplos de las tareas, responsabilidades y funciones que llevaste a cabo en tus anteriores trabajos. En caso de optar por un currículo funcional, agrupa el listado de empresas por bloques temáticos y ordénalas según convenga.

Como consejos básicos, recuerda que debes:

  • Resaltar tus logros o aquellas mejoras que has aportado en cada puesto que has estado.
  • Evitar frases vacías como “he realizando las tareas propias del departamento”.
  • Utilizar verbos de acción, que den más fuerza a tus experiencias laborales.
  • Centrarte en la experiencia relacionada directamente con el puesto de trabajo al que optas.

Pon nota a tus habilidades

El listado de las tareas desarrolladas en anteriores empleos debe acompañarse de una nota sobre estas capacidades. Al igual que indicamos nuestros conocimientos en un idioma según una escala de ‘bajo’, ‘medio’ o ‘avanzado’; Incluir en el apartado de experiencia laboral ejemplos numéricos de tus habilidades ayudará al reclutador a hacerse una idea real de tu verdadero potencial, colocándote por encima de otros aspirantes que sólo se han limitado a indicar sus anteriores puestos.

La idea de cuantificar numéricamente tu experiencia es mostrar de forma clara tus actividades y tus logros al empleador, algo que en todas las profesiones es posible hacer. Convierte tus actividades en datos, calcula la media semanal, mensual o anual de las diferentes tareas u objetivos que has llevado a cabo en tus trabajos y te darás cuenta de que puedes explicar mejor tus actividades al reclutador, y demostrar que eres una persona productiva.

Ten presente que la idea de cuantificar tus habilidades no es mentir sobre tu experiencia laboral o profesional. Inflar tus conocimientos o tu experiencia siempre será un motivo de rechazo a los ojos de los reclutadores de las empresas, ya que estos profesionales son capaces de detectar datos exagerados o irreales. Incluye en el apartado de experiencia laboral ejemplos reales y cuantificados.

DESCARGA EJEMPLOS de Experiencia Laboral


Colección de Plantillas de Currículums Vitae con Ejemplos de Experiencia Laboral.

Escoge perfil profesional y descarga todos los CVs que necesites en formato Word:

Descargar

10 ejemplos para cuantificar mi trabajo

En función de tu campo de tu campo de trabajo o tus anteriores experiencias profesionales puedes plantearte estas 10 preguntas para incluir como experiencia profesional:

  1. ¿A cuántas personas soy capaz de atender en un día?
  2. ¿Qué nivel tengo en el manejo de programas informáticos o equipamiento?
  3. ¿Cuántas ventas he conseguido hacer en un mes?
  4. ¿Cuántas reparaciones diarias o semanales he hecho?
  5. ¿Cuál ha sido el grado de satisfacción en mis clientes?
  6. ¿Cuál ha sido mi grado de acierto en proyectos o planes de trabajo?
  7. ¿Cuál es mi nivel de conocimientos en un área específica de mi trabajo?
  8. ¿Cuánto tiempo he dedicado de media en solucionar problemas de mis clientes?
  9. ¿Cuántos informes, declaraciones, documentos de mi campo puedo hacer en un día?
  10. ¿Qué logros destacados he recibido en mis anteriores trabajos?