Algunos consejos a la hora de redactar un Currículum

Un reclutador de una empresa habitualmente revisa unos 50 currículos diariamente, una primera tarea de criba de aspirantes que sólo superan aquellos documentos donde figuran los datos mínimos que requiere el puesto de trabajo. Debido a la gran cantidad de documentos que leer, los reclutadores de las empresas prefieren un diseño simple con el que observar todos los datos clave que debe tener el perfil de trabajador que necesita, y así hacer una primera criba de candidatos.

En este sentido, un curriculum vitae que tenga una presentación clara y una forma de redactar concisa será más valorado por el reclutador. La redacción del currículum vitae debe llevarse a cabo siguiendo unas normas de estilo y de presentación de los datos para captar la atención hacia nuestro perfil, por lo que es necesario conocer cómo redactar un curriculum para destacar entre el resto de aspirantes.

Cuida la ortografía y el estilo

Uno de los motivos por los cuales un reclutador puede decidir no llamarte, a pesar de presentar un perfil adecuado al puesto de trabajo, puede ser debido a la mala ortografía o al estilo de redacción de tu currículo vitae. En una segunda fase de redacción, debes revisar el documento para evitar los errores de ortografía.

Igualmente, el estilo que emplees en el documento habla de cómo eres. Para impresionar al reclutador debes exprimir al máximo tu riqueza verbal, empleando sinónimos para no abusar de las mismas palabras a lo largo del documento y evitando así las repeticiones excesivas. Uno de los errores que se suelen dar en el cuerpo del documento es el uso de abreviaturas, conviene evitarlas en todos los casos posibles.

Selecciona la información a incluir

Los reclutadores son expertos en entrever rasgos de nuestro carácter o identificar puntos fuertes que no hemos incluido directamente en nuestro redactado. Un currículo vitae transmite mucha más información que la que decidimos incluir, siendo la honestidad la primera regla básica de como redactar un currículo vitae. En nuestro currículo vitae deben figurar nuestras mejores habilidades, logros profesionales y académicos, así como los conocimientos más adecuados para el puesto de trabajo al que optamos.

Tus puntos fuertes deben aparecer de forma breve, concreta y sencilla pero de un modo que permita convencer al reclutador que examine tu perfil de que eres el mejor candidato para ocupar el puesto de trabajo. Evita incluir datos o habilidades que puedan resultar irrelevantes para el puesto de trabajo al que quieres optar, ya que sólo ocuparás espacio o te perjudicarás al mostrar una faceta personal o profesional que no guste al empleador. Es recomendable seleccionar aquellos datos que estén encaminados o relacionados con el puesto de trabajo al cual se opta.

No mientas

Uno de los puntos más evitados a la hora de elaborar un currículo es la de incluir nuestros fracasos, ya que podrían crear una mala imagen como trabajadores. Sin embargo, en algunos casos podemos hacer una mención a aquellos fracasos o suspensos que hemos tenido a lo largo de nuestra trayectoria académica y profesional.

La inclusión de los errores o fracasos laborales es valorada por los reclutadores como un ejercicio de honestidad, siempre y cuando estos sean enfocados como una experiencia positiva en la vida profesional o personal del aspirante. La experiencia es el nombre que también damos a nuestros errores, por lo que es posible sacar partido de los fracasos si nos mostramos positivos. Este rasgo de nuestro carácter es aquello que debemos destacar.