Modelos de cartas laborales

ejemplos de Cartas Laborales

El objetivo principal de estos ejemplos de cartas laborales es causarle una óptima impresión al personal que está al cargo del proceso de selección de trabajadores para que nos conceda una entrevista, un trabajo, nos mejora el salario o nos despidan cordialmente (y con posibilidad de volver) en caso de renunciar a un trabajo.

Esta carta es redactada por la empresa en la que el trabajador ha estado ofreciendo sus servicios, y debe incluir los cargos que este desempeñaba, además de una valoración positiva de la labor realizada por el trabajador durante el tiempo que estuvo en la empresa. En definitiva, un pequeño resumen de las destrezas del empleado, para lograr despertar el interés de la empresa contratante.

Conviene que recordemos que es responsabilidad de uno mismo conseguir que una empresa muestre interés por nuestros servicios, es por ello que contar con una buena carta de presentación es un excelente modo de aumentar las posibilidades de concertar una entrevista. En este caso, es una actitud más activa que si, simplemente, enviamos un CV a un portal de empleo y nos sentamos a esperar que la persona encargada lo lea.

Tipos y ejemplos de cartas laborales

En el caso de que superemos la primera etapa del proceso de selección, también cabe la posibilidad de redactar una carta de agradecimiento como señal de cortesía, en la que establezcamos un clima afable y de seguimiento con la persona que nos hizo la entrevista. Asimismo, existen otros tipos de cartas de trabajo que se redactan para diversos contextos y situaciones laborales, por lo que esta página se centra en sacar los ejemplos de cartas laborales que puedan venirle bien a cualquier usuario interesado.

Carta de solicitud de trabajo

Es aconsejable que esta carta sea clara y concisa, sin hacer mucho alarde de nuestras aptitudes, pero tampoco sin mostrar excesiva modestia. Lo esencial es que, tras leer la carta, la persona encargada de las contrataciones tenga claras cada una de nuestras habilidades, así como nuestra formación laboral y académica. Evidentemente, la carta debe tener una ortografía y una gramática correctas, y debe de contar con una buena estructura, incluyendo encabezados y cierres.

Carta de renuncia

A la hora de entregar una carta de renuncia, uno de los objetivos principales debe ser dejar una puerta abierta en la empresa, puesto que puede dar el caso en que, en un futuro, queramos optar de nuevo a aspirar al puesto de trabajo al que renunciamos. Es recomendable que la redactemos en tono cordial, sin olvidar agradecer el haber sido seleccionado en su momento por la empresa.

Carta de agradecimiento

Esta carta se envía una vez superada la entrevista. Además de ser un gesto de cortesía, ayuda a establecer una comunicación fluida con la persona que nos realizó la entrevista. Es muy probable que, después de entrevistar a un buen número de aspirantes, la empresa tenga dudas acerca del candidato perfecto para el empleo; en este sentido, la carta de agradecimiento hará destacar nuestra motivación e interés, y en el caso de haber logrado transmitir una agradable impresión al entrevistador, está carta puede reforzar esa óptima impresión.

Carta de aumento de sueldo

En muchas ocasiones, los trabajadores tienen la necesidad de solicitar un aumento de salario a la empresa donde ejercen sus servicios. En tal caso, se puede pedir por medio de una breve carta, en la que expresemos con honestidad y respeto la relevancia de nuestro papel en la empresa, en aras de percibir una remuneración más elevada.

Carta de recomendación

Las cartas de recomendación suelen entregarse junto al CV, y tienen la finalidad de aportar información extra del aspirante, describiendo de modo positivo las cualidades y la experiencia laboral de este. Por regla general, es el propio trabajador el que solicita una carta de recomendación, siendo recomendable dejar un modelo o borrador a la persona que se va a hacer cargo de la redacción de esta, de manera que le facilitemos la labor y le ahorremos tiempo.